viernes, julio 1, 2022
spot_img
InicioNOTICIAS ACTUALESACTUALIDAD EN SURINAMESuriname cae 33 puestos en la lista de libertad de prensa

Suriname cae 33 puestos en la lista de libertad de prensa

spot_img

Suriname va mal en lo que respecta a la libertad de prensa. En un año, el país ha bajado del puesto 19 al 52 en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2022. Un descenso de nada menos que 33 puestos. En los últimos cinco años, el país ha fluctuado entre un cuestionable 19º, 20º y 21º puesto. Un reciente punto bajo en la libertad de prensa en Suriname fue la agresión al periodista Jason Pinas por parte de los hombres de seguridad del vicepresidente Ronnie Brunswijk, el 14 de diciembre de 2021.

La evaluación examinó la política, la economía, la legislación, las condiciones sociales y la seguridad. Según el editor del índice, la organización Reporteros sin Fronteras, la prensa de Suriname publica regularmente informes críticos sobre el gobierno. «Esto a veces conduce a la presión oficial y a la intimidación de los periodistas, lo que lleva a la autocensura». En cuanto al marco jurídico, la organización afirma que la Constitución de Suriname garantiza la libertad de prensa. «Sin embargo, una ley de difamación extremadamente estricta prevé penas de hasta siete años de prisión por «expresión pública de odio» contra el gobierno»

Al publicar la 20ª Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa, «Reporteros sin Fronteras» habla de una nueva era de polarización. Se trata de una polarización mediática que alimenta las divisiones dentro de los países, así como la polarización entre países a nivel internacional. La edición 2022 de la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa, que evalúa el estado del periodismo en 180 países y territorios, pone de manifiesto los efectos desastrosos del caos informativo, los efectos de un espacio informativo online globalizado y no regulado que fomenta las noticias falsas y la propaganda.

Dentro de las sociedades democráticas, las divisiones crecen como consecuencia de la proliferación de los medios de comunicación de opinión y la difusión de los circuitos de desinformación, que se ven reforzados por el funcionamiento de las redes sociales. A nivel internacional, las democracias se ven debilitadas por la asimetría entre las sociedades abiertas y los regímenes despóticos que controlan sus medios de comunicación y plataformas en línea mientras libran guerras de propaganda contra las democracias. La polarización en estos dos niveles alimenta la tensión, concluye Reporteros sin Fronteras.

La invasión de Ucrania (106) por parte de Rusia (155) a finales de febrero refleja este proceso, ya que el conflicto físico fue precedido por una guerra de propaganda. China (175º), uno de los regímenes autocráticos más represivos del mundo, utiliza su arsenal legislativo para restringir y aislar a su población del resto del mundo, especialmente la de Hong Kong (148º), que ha caído en picado en el Índice. La confrontación entre «bloques» va en aumento, como se observa entre la India (150) y Pakistán (157) del nacionalista Narendra Modi. La falta de libertad de prensa en Oriente Medio sigue influyendo en el conflicto entre Israel (86º), Palestina (170º) y los Estados árabes.

La polarización mediática alimenta y refuerza las divisiones sociales internas en sociedades democráticas como Estados Unidos (42º), a pesar de la elección del presidente Joe Biden. El aumento de las tensiones sociales y políticas se ve alimentado por las redes sociales y los nuevos medios de comunicación de opinión, especialmente en Francia (26). La supresión de los medios de comunicación independientes contribuye a una fuerte polarización en las «democracias antiliberales» como Polonia (66º), donde las autoridades han consolidado su control sobre la radiotelevisión pública y su estrategia de «repolonización» de los medios privados.

Los tres países escandinavos que encabezan la clasificación -Noruega, Dinamarca y Suecia- siguen siendo un modelo democrático en el que florece la libertad de expresión, mientras que Moldavia (40º) y Bulgaria (91º) destacan este año gracias a un cambio de gobierno y a la esperanza que ha supuesto de mejorar la situación de los periodistas, aunque los oligarcas sigan siendo dueños o controlando los medios de comunicación.

La situación está clasificada como «muy mala» en un número récord de 28 países en la clasificación de este año, mientras que 12 países, entre ellos Bielorrusia (153º) y Rusia (155º), figuran en la lista roja de la clasificación (que indica una situación de libertad de prensa «muy mala»). Entre los 10 peores países del mundo en materia de libertad de prensa figuran Myanmar (176º), donde el golpe de Estado de febrero de 2021 ha reducido la libertad de prensa en 10 años, así como Cuba (173), China, Turkmenistán (177º), Irán (178º), Eritrea (179º) y Corea del Norte (180º).

https://m.starnieuws.com/index.php/welcome/index/nieuwsitem/69979

spot_img
spot_img
ARTICULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Noticias Populares

COMENTARIOS RECIENTES