viernes, julio 1, 2022
spot_img
InicioNOTICIAS ACTUALESACTUALIDAD EN SURINAMEDinero rápido, pero difícil de gastar

Dinero rápido, pero difícil de gastar

spot_img

En las últimas décadas, algunas personas de este país han ganado mucho dinero en actividades que pueden calificarse de abusivas. Este dinero se ha acumulado en cajas de seguridad durante este período y se ha utilizado regularmente para enriquecerse aún más y, de forma astuta, para blanquearlo. Pero el hecho de que el blanqueo de dinero procedente de actividades delictivas sea cada vez más difícil es una espina clavada en la carne de los blanqueadores de dinero, que ahora intentan por todos los medios introducir estos fondos, que ascienden a cientos de millones, en el circuito monetario oficial.  André Telting, ex presidente del Banco Central, declaró a nuestros redactores en el año 2005 que es consciente de que los blanqueadores de dinero en Suriname tienen mayores reservas de efectivo que el Banco Central, y que lo mismo ocurre con los ahorros oficiales y legales en moneda extranjera de particulares e instituciones.  También afirmó que, a la larga, habría que tomar medidas para reducir drásticamente las transacciones monetarias ilegales, de las que el blanqueo de capitales forma parte sin duda alguna. Si no lo hacemos a nivel local, la presión se intensificará tanto a nivel internacional que tendremos que ceder. 

Ya en el 2015 y el ex director André Telting se había dado cuenta, que habíamos terminado en el camino equivocado y que el lavado de dinero en este país nos metería en el mayor de los problemas.  A la fecha, Suriname se ha convertido en un país muy sospechoso y la presión del exterior es cada vez más tangible. Ahora tenemos un Grupo de Acción Financiera del Caribe que nos vigila de cerca y ha dado una oportunidad tanto a nuestro gobierno como al sistema bancario. Tendremos que adherirnos a las llamadas reglas de cumplimiento aceptadas internacionalmente, de lo contrario se impondrán sanciones de gran alcance. Suriname tendrá que hacer todo lo que esté al alcance de su mano para reducir el blanqueo de dinero y garantizar que el dinero obtenido de forma delictiva no pueda utilizarse para financiar el terrorismo internacional. Los países occidentales en particular, incluyendo a Estados Unidos en la vanguardia, se encargan de que los países cumplan la normativa. 

El sistema bancario, aquí y en el extranjero, por ejemplo, se vigila estrechamente y los bancos considerados sospechosos pueden tener las mayores dificultades para transferir fondos. Los bancos corresponsales en el extranjero desconfían rápidamente de los bancos considerados sospechosos. Y, sobre todo, como los bancos comerciales de divisas temen las represalias de las instituciones financieras externas y sus transferencias de divisas pueden verse comprometidas, ya no aceptan grandes depósitos en moneda extranjera sin saber exactamente de dónde procede el dinero. Para los conocidos blanqueadores de dinero, esto es un verdadero desastre, porque se necesitan instituciones financieras reconocidas para volver a sacar el dinero y así blanquearlo. Debido al grave cambio de actitud de los bancos comerciales de divisas, algunos supuestos empresarios sin escrúpulos que nadan en efectivo en moneda extranjera se han puesto bastante nerviosos. Se están produciendo reacciones furiosas contra los bancos, que no quieren recibir grandes cantidades de dinero en efectivo sin cumplir sus condiciones.

Los bancos quieren que se le informe con precisión de dónde procede el dinero. Si no pueden dar una explicación fiable, no se aceptará el dinero. Así que, podrán tener toneladas de dólares o euros, pero no tienen cómo justificar su procedencia.

Los cambios llevan años desempeñando un papel muy dudoso en el blanqueo de dinero en efectivo obtenido de forma delictiva, y ya no es un fenómeno desconocido. Tanto el gobierno de Suriname como el sector bancario no tienen más remedio que someterse a las normas y costumbres internacionales, si no queremos ser vistos como un país paria. Los delincuentes y sus acciones siempre existirán, pero son los de buena fe los que acabarán prevaleciendo, y ahora están trabajando duro en ello, tanto en Suriname como en el extranjero. Actualmente se están abordando y desmantelando muchas actividades malintencionadas.

Hace muy poco, en el Zuidoost de Ámsterdam, fueron detenidos diez miembros de una familia con raíces surinamesas. Toda la familia estaba implicada en el blanqueo de dinero obtenido del tráfico de drogas. La cooperación entre los organismos de lucha contra la droga es cada vez más intensa, y los resultados son reveladores. Suriname tendrá que cumplir cada vez más con las normas aceptadas internacionalmente, y eso incluye, por supuesto, las normas del GAFIC ya mencionadas. Si seguimos eludiendo obstinadamente las normas exigidas, indudablemente tendremos que esperar las sanciones de carácter punitivo que nos serán aplicadas. 

https://dagbladdewest.com/2022/05/01/snel-verdienen-maar-moeilijker-spenderen/

spot_img
spot_img
ARTICULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Noticias Populares

COMENTARIOS RECIENTES