La gente se muere de hambre pero se prefiere construir el puente a Guyana

El portavoz del Partido Nacional Democrático (NDP por sus siglas en neerlandés), Ricardo Panka, abordó ayer durante el programa «El NDP en directo» de la televisión, la contradicción  que mientras el coste de la vida para los ciudadanos de todos los ámbitos se convierte en un reto cada vez más inasequible y grave, y el país se encuentra en una profunda crisis, el Presidente se afana en construir un puente que cruce el río Corantine hacia la vecina Guyana.  El NDP, que lleva 17 meses observando el proceso de degradación y empobrecimiento del pueblo surinamés, cree que ha llegado el momento de actuar.

El gobierno en funciones no ha sido capaz de cumplir ninguna de las promesas que había hecho. Pedir 200 días para levantar la economía parecía ser lo primero, seguido de bajar el tipo de cambio, bajar los precios en los comercios y aliviar un poco la subsistencia. Por el contrario, parece que el pueblo está siendo exprimido hasta la saciedad por el aumento del costo de vida, la subida de los impuestos y los precios casi inasequibles de la electricidad, el agua y los servicios públicos», dijo el portavoz. En el próximo periodo, el NDP celebrará audiencias con diversos grupos de la sociedad. «Lo que sí es cierto es que el NDP, junto con el pueblo, luchará duramente contra la política de extorsión y corrupción que el gobierno ha llevado a cabo desde que asumió el cargo el actual presidente.

El ejecutivo toma como rehén a la legislatura

No sería un fenómeno desconocido que las sentencias judiciales estuvieran influenciadas por la política de los partidos. Esto fue expresado por Panka como «toma de rehenes del poder legislativo por parte del ejecutivo». Además, se dice que hay una caza de brujas para los disidentes políticos mediante amenazas y criminalización. Los medios de comunicación social se utilizan como foro para la incitación al odio y la discriminación. Aunque el presidente, como líder de la oposición, siempre ha profesado la honestidad, la transparencia y el buen gobierno, nunca ha estado a la altura en los 17 meses que lleva en el cargo. Por el contrario, hay una política nepotista, un reprobable ataque a la libertad de prensa, la violación y el pisoteo de los derechos y libertades fundamentales, el atropello de los derechos sindicales, mientras que, por otro lado, se acumulan los escándalos de corrupción. La nueva Empresa de Inversión Surinamesa (Surfin NV por sus siglas neerlandés)  y el proyecto de hidrógeno con la empresa danesa HSGS, además del escándalo del Servicio Regional de Salud (RGD por  sus siglas en neerlandés) son sólo algunos de ellos. El hecho es que mientras el Presidente siempre ha profesado poner fin a la corrupción, en realidad está llevando a cabo una política que facilita la corrupción sin actuar en contra de ella.

¿Dónde está el capital de la diáspora?

Panka también expuso la situación durante el régimen del Presidente Bouterse. Aunque hubo una gran oposición por parte de los Países Bajos, el pueblo no sufrió mucho en comparación con la situación actual, que cada vez es peor. Este momento fue siempre aprovechado por el entonces líder de la oposición, hoy actual presidente, al afirmar que si llegaba al poder se le abrirían todas las puertas. Habló en términos de «capital de la diáspora» y «capital fresco» que, según dijo, inundaría el país. Esta cuestión también fue planteada anoche por el portavoz del NDP. Destacó que el régimen del gobierno de Santokhi se ha caracterizado desde el primer día, por el apoyo de los Países Bajos. Esto tiene un carácter de «interés excesivo e interferencia de gran alcance».

Preocupación por la atención médica

La atención médica es extremadamente preocupante. En medio de la quinta ola de la pandemia del coronavirus, el gobierno parece seguir una política sin un plan de acción sólido. En Suriname, más de 1.200 personas han muerto por la contaminación del Corona. El gobierno optó por expulsar a los médicos cubanos, que eran accesibles para gran parte de la sociedad. Con la marcha de los médicos y enfermeros surinameses, la carga de trabajo del personal sanitario restante aumenta constantemente. Cabe mencionar que la atención médica está totalmente interrumpida y no es accesible para todos los surinameses. El seguro médico básico de muchos ciudadanos ha caducado. Nunca ha habido una renovación, a pesar de las reiteradas peticiones. La disponibilidad y obtención de medicamentos también es un verdadero desastre. Con una mala política educativa, el aumento del tipo de cambio de 7,52 a 21,50, la subida del precio de los combustibles, la ausencia de una política orientada a la producción, los altos precios de los alimentos y el aumento del desempleo, la pobreza se extiende de forma alarmante. El resultado es el aumento de la delincuencia, el incremento de los suicidios y el aumento de la prostitución. El NDP, que ha concedido al gobierno el beneficio de la duda para llevar a cabo políticas constructivas, luchará duramente con el pueblo contra estas formas de abuso.

 

fuente:https://sun.sr/Details/15463_jWoP2yelAIe3yRC23ZYx8XM6qKNf3bYjjqaFaFaMnD9Oo41SbFbFbR2xunLAkZi9XByLgs7gSkjlFxoDJLCgbFbFboxWxFDE6wcFcFccFcFc_0301682pankaric.jpg

También te podría gustar...