23.8 C
Distrikt Paramaribo
Saturday, September 25, 2021

El 1ro de octubre entran en vigor nuevas medidas fiscales

A partir del 1 de octubre de 2021, habrá un incremento en Suriname de las tarifas de los productos producidos en el país y...
More

    Latest Posts

    Cambio a dolarización o fortalecimiento de la moneda nacional SRD

    En un artículo publicado por el medio de comunicación dwtonline, escrito por el economista Peter M. Wolff, se detalló varias aspecto sobre el proceso...

    Los guías turísticos tienen a disposición vehículos especiales para el desarrollo de su labor

    La organización United Tourguides of Suriname (UTGS, por sus siglas en inglés) tras un trayecto de más de un año, por fin podrá utilizar...

    Autoridades multan a infractores de tránsito

    Los agentes de la policía motorizada (MSD, por sus siglas en neerlandés) han multado a cincuenta y un conductores en la semana correspondiente al...

    La misión de médicos y enfermeros cubanos regresa a Cuba

    La misión médica cubana en la nación surinamesa ha finalizado por el momento, dado que el grupo formado por 32 médicos y enfermeros cubanos...

    Setenta y nueve días, un propósito

    Foto: @patoenparamaribo

    Setenta y nueve. Setenta y nueve días en Paramaribo. Hace exactamente setenta y nueve días que llegué a este país. ¿Si me acostumbro? Más o menos. ¿Si extraño? Sí. Pero esta semana me encontró diciendo: “no me quiero ir de aquí por un largo tiempo. Tengo un propósito”. Primero me sorprendí. ¿Era yo quien lo decía? Hace setenta y nueve días y algunas semanas atrás, me angustiaba la idea de pasar años por estos lugares. Y ahora decía esto tan segura. 

    ¿A alguno de ustedes alguna vez se le enredó una cuerda, hilo, lana y debió desenredarla? Siento que comprender a esta ciudad, con su gente, sus problemáticas y desafíos es una tarea similar. Requiere paciencia, calma, buscarle la vuelta. Pero cuando uno encuentra la primera punta, un pedacito solamente, la alegría y la esperanza es enorme. Y uno quiere seguir hasta terminar. Eso me pasa. Encontré esa punta. Ese “algo” que me hace sentir que Surinam no es un país que me tocó al azar en una partida de TEG.

    “Lo que no nos cuesta, volvámoslo fiesta”. Esta frase que dicen los colombianos y que aprendí aquí hace poco, no puede ser más cierta. A todos los expa nos cuesta adaptarnos y todos nos encontramos con dificultades, pero les comparto otra cosa que aprendí: tengan un objetivo. Un propósito. Vean un poco de la punta de ese nudo que sienten que es su vida ahora.

    No sé. Puede ser el estudio de un nuevo idioma, para nosotros los hispanoparlantes, en un país donde se habla holandés e inglés básicamente. La práctica de un deporte, el estudio de algo que siempre te ha interesado pero no te habías animado o fuiste postergando por falta de tiempo; con la pandemia hay miles de cursos online que se pueden seguir. Busquen un grupo de referencia. Ayuden a otros que están en peor situación que ustedes. Siempre hay quienes están mejor, pero hay muchísimos que la están pasando muy mal en Paramaribo. Latinos que han llegado con el  único deseo de dejar el lugar en donde estaban, porque la vida en su lugar de origen era inviable

    Revisando y navegando un poco por la web, más los muchos años de psicoanálisis que llevo a cuestas como buena argentina, me dí cuenta de que mi idea no era “nueva”. No descubrí nada nuevo. ¿Un fracaso? No. Más bien una reafirmación de que estaba en lo cierto. Según el neurólogo Viktor Frankl, encontrando un propósito en una determinada situación de la vida, encontraremos el sentido de la misma. 

    Frankl, que sobrevivió a varios campos de concentración, sostiene que si tenemos un “por qué”, siempre encontraremos un “cómo”. Ese sentido de la vida se puede encontrar a través de una misión, un deber que cumplir. Es la forma más básica y la que las personas más buscan. Si preguntamos a alguien por qué viviría, respondería: “porque tengo cosas que hacer”. Así define Viktor Frankl a su concepción del hombre cómo un ser bio-psico-socio-espiritual. Y aquí, en Paramaribo, experimenté exactamente eso. Encontré un propósito. Dejé de quejarme. 

    No significa que dejo de extrañar o de querer volver a mi país y estar con mis seres queridos. Pero por algo estoy hoy acá: tengo una misión. Y espero que pueda cumplirla.

    (Dedicado a todas las personas que buscan su propósito aquí en Paramaribo lejos de su tierra natal, deseando, de corazón, que pronto lo encuentren).

    Los espero en mi Instagram @patoenparamaribo con más fotos.

    Latest Posts

    Cambio a dolarización o fortalecimiento de la moneda nacional SRD

    En un artículo publicado por el medio de comunicación dwtonline, escrito por el economista Peter M. Wolff, se detalló varias aspecto sobre el proceso...

    Los guías turísticos tienen a disposición vehículos especiales para el desarrollo de su labor

    La organización United Tourguides of Suriname (UTGS, por sus siglas en inglés) tras un trayecto de más de un año, por fin podrá utilizar...

    Autoridades multan a infractores de tránsito

    Los agentes de la policía motorizada (MSD, por sus siglas en neerlandés) han multado a cincuenta y un conductores en la semana correspondiente al...

    La misión de médicos y enfermeros cubanos regresa a Cuba

    La misión médica cubana en la nación surinamesa ha finalizado por el momento, dado que el grupo formado por 32 médicos y enfermeros cubanos...

    Latest Posts

    Cambio a dolarización o fortalecimiento de la moneda nacional SRD

    En un artículo publicado por el medio de comunicación dwtonline, escrito por el economista Peter M. Wolff, se detalló varias aspecto sobre el proceso...

    Los guías turísticos tienen a disposición vehículos especiales para el desarrollo de su labor

    La organización United Tourguides of Suriname (UTGS, por sus siglas en inglés) tras un trayecto de más de un año, por fin podrá utilizar...

    Autoridades multan a infractores de tránsito

    Los agentes de la policía motorizada (MSD, por sus siglas en neerlandés) han multado a cincuenta y un conductores en la semana correspondiente al...

    La misión de médicos y enfermeros cubanos regresa a Cuba

    La misión médica cubana en la nación surinamesa ha finalizado por el momento, dado que el grupo formado por 32 médicos y enfermeros cubanos...

    Setenta y nueve días, un propósito

    Foto: @patoenparamaribo

    Setenta y nueve. Setenta y nueve días en Paramaribo. Hace exactamente setenta y nueve días que llegué a este país. ¿Si me acostumbro? Más o menos. ¿Si extraño? Sí. Pero esta semana me encontró diciendo: “no me quiero ir de aquí por un largo tiempo. Tengo un propósito”. Primero me sorprendí. ¿Era yo quien lo decía? Hace setenta y nueve días y algunas semanas atrás, me angustiaba la idea de pasar años por estos lugares. Y ahora decía esto tan segura. 

    ¿A alguno de ustedes alguna vez se le enredó una cuerda, hilo, lana y debió desenredarla? Siento que comprender a esta ciudad, con su gente, sus problemáticas y desafíos es una tarea similar. Requiere paciencia, calma, buscarle la vuelta. Pero cuando uno encuentra la primera punta, un pedacito solamente, la alegría y la esperanza es enorme. Y uno quiere seguir hasta terminar. Eso me pasa. Encontré esa punta. Ese “algo” que me hace sentir que Surinam no es un país que me tocó al azar en una partida de TEG.

    “Lo que no nos cuesta, volvámoslo fiesta”. Esta frase que dicen los colombianos y que aprendí aquí hace poco, no puede ser más cierta. A todos los expa nos cuesta adaptarnos y todos nos encontramos con dificultades, pero les comparto otra cosa que aprendí: tengan un objetivo. Un propósito. Vean un poco de la punta de ese nudo que sienten que es su vida ahora.

    No sé. Puede ser el estudio de un nuevo idioma, para nosotros los hispanoparlantes, en un país donde se habla holandés e inglés básicamente. La práctica de un deporte, el estudio de algo que siempre te ha interesado pero no te habías animado o fuiste postergando por falta de tiempo; con la pandemia hay miles de cursos online que se pueden seguir. Busquen un grupo de referencia. Ayuden a otros que están en peor situación que ustedes. Siempre hay quienes están mejor, pero hay muchísimos que la están pasando muy mal en Paramaribo. Latinos que han llegado con el  único deseo de dejar el lugar en donde estaban, porque la vida en su lugar de origen era inviable

    Revisando y navegando un poco por la web, más los muchos años de psicoanálisis que llevo a cuestas como buena argentina, me dí cuenta de que mi idea no era “nueva”. No descubrí nada nuevo. ¿Un fracaso? No. Más bien una reafirmación de que estaba en lo cierto. Según el neurólogo Viktor Frankl, encontrando un propósito en una determinada situación de la vida, encontraremos el sentido de la misma. 

    Frankl, que sobrevivió a varios campos de concentración, sostiene que si tenemos un “por qué”, siempre encontraremos un “cómo”. Ese sentido de la vida se puede encontrar a través de una misión, un deber que cumplir. Es la forma más básica y la que las personas más buscan. Si preguntamos a alguien por qué viviría, respondería: “porque tengo cosas que hacer”. Así define Viktor Frankl a su concepción del hombre cómo un ser bio-psico-socio-espiritual. Y aquí, en Paramaribo, experimenté exactamente eso. Encontré un propósito. Dejé de quejarme. 

    No significa que dejo de extrañar o de querer volver a mi país y estar con mis seres queridos. Pero por algo estoy hoy acá: tengo una misión. Y espero que pueda cumplirla.

    (Dedicado a todas las personas que buscan su propósito aquí en Paramaribo lejos de su tierra natal, deseando, de corazón, que pronto lo encuentren).

    Los espero en mi Instagram @patoenparamaribo con más fotos.

    Latest Posts

    Cambio a dolarización o fortalecimiento de la moneda nacional SRD

    En un artículo publicado por el medio de comunicación dwtonline, escrito por el economista Peter M. Wolff, se detalló varias aspecto sobre el proceso...

    Los guías turísticos tienen a disposición vehículos especiales para el desarrollo de su labor

    La organización United Tourguides of Suriname (UTGS, por sus siglas en inglés) tras un trayecto de más de un año, por fin podrá utilizar...

    Autoridades multan a infractores de tránsito

    Los agentes de la policía motorizada (MSD, por sus siglas en neerlandés) han multado a cincuenta y un conductores en la semana correspondiente al...

    La misión de médicos y enfermeros cubanos regresa a Cuba

    La misión médica cubana en la nación surinamesa ha finalizado por el momento, dado que el grupo formado por 32 médicos y enfermeros cubanos...

    Latest Posts

    Cambio a dolarización o fortalecimiento de la moneda nacional SRD

    En un artículo publicado por el medio de comunicación dwtonline, escrito por el economista Peter M. Wolff, se detalló varias aspecto sobre el proceso...

    Los guías turísticos tienen a disposición vehículos especiales para el desarrollo de su labor

    La organización United Tourguides of Suriname (UTGS, por sus siglas en inglés) tras un trayecto de más de un año, por fin podrá utilizar...

    Autoridades multan a infractores de tránsito

    Los agentes de la policía motorizada (MSD, por sus siglas en neerlandés) han multado a cincuenta y un conductores en la semana correspondiente al...

    La misión de médicos y enfermeros cubanos regresa a Cuba

    La misión médica cubana en la nación surinamesa ha finalizado por el momento, dado que el grupo formado por 32 médicos y enfermeros cubanos...

    Setenta y nueve días, un propósito

    Foto: @patoenparamaribo

    Setenta y nueve. Setenta y nueve días en Paramaribo. Hace exactamente setenta y nueve días que llegué a este país. ¿Si me acostumbro? Más o menos. ¿Si extraño? Sí. Pero esta semana me encontró diciendo: “no me quiero ir de aquí por un largo tiempo. Tengo un propósito”. Primero me sorprendí. ¿Era yo quien lo decía? Hace setenta y nueve días y algunas semanas atrás, me angustiaba la idea de pasar años por estos lugares. Y ahora decía esto tan segura. 

    ¿A alguno de ustedes alguna vez se le enredó una cuerda, hilo, lana y debió desenredarla? Siento que comprender a esta ciudad, con su gente, sus problemáticas y desafíos es una tarea similar. Requiere paciencia, calma, buscarle la vuelta. Pero cuando uno encuentra la primera punta, un pedacito solamente, la alegría y la esperanza es enorme. Y uno quiere seguir hasta terminar. Eso me pasa. Encontré esa punta. Ese “algo” que me hace sentir que Surinam no es un país que me tocó al azar en una partida de TEG.

    “Lo que no nos cuesta, volvámoslo fiesta”. Esta frase que dicen los colombianos y que aprendí aquí hace poco, no puede ser más cierta. A todos los expa nos cuesta adaptarnos y todos nos encontramos con dificultades, pero les comparto otra cosa que aprendí: tengan un objetivo. Un propósito. Vean un poco de la punta de ese nudo que sienten que es su vida ahora.

    No sé. Puede ser el estudio de un nuevo idioma, para nosotros los hispanoparlantes, en un país donde se habla holandés e inglés básicamente. La práctica de un deporte, el estudio de algo que siempre te ha interesado pero no te habías animado o fuiste postergando por falta de tiempo; con la pandemia hay miles de cursos online que se pueden seguir. Busquen un grupo de referencia. Ayuden a otros que están en peor situación que ustedes. Siempre hay quienes están mejor, pero hay muchísimos que la están pasando muy mal en Paramaribo. Latinos que han llegado con el  único deseo de dejar el lugar en donde estaban, porque la vida en su lugar de origen era inviable

    Revisando y navegando un poco por la web, más los muchos años de psicoanálisis que llevo a cuestas como buena argentina, me dí cuenta de que mi idea no era “nueva”. No descubrí nada nuevo. ¿Un fracaso? No. Más bien una reafirmación de que estaba en lo cierto. Según el neurólogo Viktor Frankl, encontrando un propósito en una determinada situación de la vida, encontraremos el sentido de la misma. 

    Frankl, que sobrevivió a varios campos de concentración, sostiene que si tenemos un “por qué”, siempre encontraremos un “cómo”. Ese sentido de la vida se puede encontrar a través de una misión, un deber que cumplir. Es la forma más básica y la que las personas más buscan. Si preguntamos a alguien por qué viviría, respondería: “porque tengo cosas que hacer”. Así define Viktor Frankl a su concepción del hombre cómo un ser bio-psico-socio-espiritual. Y aquí, en Paramaribo, experimenté exactamente eso. Encontré un propósito. Dejé de quejarme. 

    No significa que dejo de extrañar o de querer volver a mi país y estar con mis seres queridos. Pero por algo estoy hoy acá: tengo una misión. Y espero que pueda cumplirla.

    (Dedicado a todas las personas que buscan su propósito aquí en Paramaribo lejos de su tierra natal, deseando, de corazón, que pronto lo encuentren).

    Los espero en mi Instagram @patoenparamaribo con más fotos.

    Latest Posts

    Cambio a dolarización o fortalecimiento de la moneda nacional SRD

    En un artículo publicado por el medio de comunicación dwtonline, escrito por el economista Peter M. Wolff, se detalló varias aspecto sobre el proceso...

    Los guías turísticos tienen a disposición vehículos especiales para el desarrollo de su labor

    La organización United Tourguides of Suriname (UTGS, por sus siglas en inglés) tras un trayecto de más de un año, por fin podrá utilizar...

    Autoridades multan a infractores de tránsito

    Los agentes de la policía motorizada (MSD, por sus siglas en neerlandés) han multado a cincuenta y un conductores en la semana correspondiente al...

    La misión de médicos y enfermeros cubanos regresa a Cuba

    La misión médica cubana en la nación surinamesa ha finalizado por el momento, dado que el grupo formado por 32 médicos y enfermeros cubanos...