viernes, julio 1, 2022
spot_img
InicioNOTICIAS ACTUALESProtestas continuas en España

Protestas continuas en España

Foto: lavanguardia.com (Marc Brugat)

spot_img

En los últimos días se han producido violentos disturbios en varias ciudades de España durante las protestas contra la detención del rapero Pablo Hasél. Hasél fue detenido el 16 de febrero después de que la policía irrumpiera en una universidad de la ciudad catalana de Lleida. El rapero cumple una pena de prisión por lesa majestad y glorificación del terrorismo. Hasél antes no era muy popular, pero ahora en España es de repente el héroe de la libertad de expresión y el hombre que ahora también provoca tensiones políticas.

Pablo Hasél tiene mala reputación por sus declaraciones extremas en textos y tuits sobre movimientos guerrilleros proscritos como el marxista Grapo. También llamó al rey anterior, Juan Carlos, un jefe de la mafia. Entre otras cosas, el caso ha provocado una discusión sobre la libertad de expresión en España. Desde la detención de Hasél, cientos de personas se han reunido todos los días en la Puerta del Sol de Madrid y se les han arrojado botellas a los policías en la plaza. También en Barcelona hay escaramuzas diarias entre policías y manifestantes. Estos manifestantes igualmente lazan proyectiles a las autoridades policiales y levantan barricadas con botes de basura quemados.

Activista militante

Pablo Hasél fue condenado a 9 meses de prisión en 2018 por glorificar el terror e insultar a la monarquía española; aunque pudo denunciar el asunto a la policía hasta la semana pasada, pero desafortunadamente no lo hizo y por ende se refugió en una universidad hasta que fue arrestado. Según diversas fuentes, el rapero es un militante de extrema izquierda. Además, se ha presentado ante el en varias ocasiones por sus declaraciones en sus textos y tuits. Sin mencionar que, en sus canciones y tuits, habla irrespetuosamente de la familia real española. Sin embargo, sus declaraciones no se consideran delitos tipificados en la ley.

Malos recuerdos

Lo que le está pasando ahora a Pablo Hasél, las protestas callejeras y las reacciones de la población evocan malos recuerdos de muchos de los últimos años del franquismo. Durante este período hubo mucha represión contra los artistas catalanes y vascos que cantaban en lengua regional contra el franquismo. Pero el descontento español es más profundo, y lo que le está pasando ahora a Hasél toca una fibra sensible, especialmente entre los jóvenes, los cuales se sienten olvidados durante años y ahora también están amordazados. Muchos manifestantes no ven lógica en las acciones contra el rapero y consideran que debido a que un tuits o una canción dice la verdad, no debes ser juzgado ni encarcelado. Hay que callar, dice el gobierno de Madrid, “pero no podemos callar; protestamos por el rapero porque dice lo que piensa”; son solo algunos de los muchos comentarios.

 Sin perspectiva

Los analistas políticos explican las actuales protestas callejeras por el hecho de que España no tiene perspectiva que ofrecer a los jóvenes. La naturaleza violenta de las protestas ciertamente debe ubicarse en el contexto de la desesperanza que ha estado ocurriendo durante décadas. Pablo Hasél expone con sus acciones las verdades que duelen, especialmente para el gobierno español. Y en particular el izquierdista que lidera el partido PODEMOS, Pablo Iglesias Turrión, siente la presión de la calle. Por su parte, el partido destaca especialmente que el punto de inflexión claramente ha llegado. Y a través de Podemos, hay muchos que también esperan que llegue el momento. En las reacciones de los medios españoles se lee cada vez más que la gente está cansada de ello. Las acciones contra Pablo Hasél son el colmo.

Solicitud de perdón

A finales de la semana pasada, el partido gobernante de izquierda PODEMOS presentó una petición al Ministerio de Justicia español para indultar a Pablo Hasél. Según un portavoz del partido, la condena del rapero viola la libertad de expresión. De acuerdo con los medios españoles, el número de jóvenes que toman las calles en Barcelona ha disminuido cada noche desde el fin de semana pasado. Los jóvenes también salen a la calle en Girona y Bilbao. También en estas ciudades, las manifestaciones son cada vez menores y hay menos descarrilamientos que en las primeras noches tras la detención de Pablo Hasél.

Escrito por Vincent ROEP

 

spot_img
spot_img
ARTICULOS RELACIONADOS

Noticias Populares

COMENTARIOS RECIENTES