27.6 C
Distrikt Paramaribo
Tuesday, January 25, 2022
spot_img
More
    spot_img

    Latest Posts

    El temor a la aparición de enfermedades entre animales y humanos

    Imagen: REUTERS

    spot_img
    spot_img

    Las zoonosis -infecciones transmitidas de animales a humanos- están aumentando, y seguirán haciéndolo a menos que se tomen medidas para proteger la vida silvestre y el medio ambiente. Los expertos de las Naciones Unidas (ONU) han advertido contra esto.

    Atribuyen a la aparición de enfermedades como el Covid-19, a la gran demanda de proteínas animales, a las prácticas agrícolas insostenibles y al cambio climático. Afirman que las zoonosis desatendidas matan dos millones de personas al año. El Covid-19 le costará a la economía mundial 9 billones de dólares en dos años.

    El Ébola, el virus del Nilo Occidental y el SARS son también enfermedades zoonóticas: empezaron con los animales y dieron el salto a los humanos.

    Informe de la ONU

    Pero ese salto no es automático. Está impulsado por la degradación de nuestro entorno natural, por ejemplo, la degradación de la tierra, la explotación de la vida silvestre, la extracción de recursos y el cambio climático; según el informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y el Instituto Internacional de Investigaciones Pecuarias. Esto está cambiando la forma en que los animales y las personas interactúan entre sí.

    “En el último siglo, hemos visto al menos seis grandes brotes de nuevos coronavirus”, señala Inger Andersen, Secretaria General Adjunta y Directora Ejecutiva del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente. “En las dos últimas décadas y antes del Covid-19, las enfermedades zoonóticas causaron daños económicos de 100.000 millones de dólares”.

    Declaró que “cada año dos millones de personas de países de ingresos bajos y medios, mueren a causa de enfermedades zoonóticas endémicas desatendidas, como el ántrax, la tuberculosis bovina y la rabia”.

    “A menudo se trata de comunidades con complejos problemas de desarrollo, alta dependencia del ganado y proximidad a la vida silvestre”. Por ejemplo, la producción de carne ha aumentado un 260% en los últimos 50 años, expresó Andersen. “Hemos intensificado la agricultura, ampliado la infraestructura y desviado los recursos a expensas de nuestro entorno natural”, explicó.

    “Las presas, la irrigación y las granjas industriales están relacionadas con el 25% de las enfermedades infecciosas humanas. Los viajes, el transporte y las cadenas de suministro de alimentos han borrado las fronteras y las distancias. El cambio climático ha contribuido a la propagación de patógenos”.

    El informe proporciona a los gobiernos estrategias para prevenir futuros brotes, como la promoción al ordenamiento sostenible de la tierra, la mejora de la biodiversidad y la inversión en investigación científica. “La ciencia es clara en cuanto, a que si continuamos explotando la naturaleza y destruyendo nuestros ecosistemas, podemos esperar que un flujo constante de estas enfermedades salte de los animales a los humanos en los próximos años”, afirmó Andersen. “Para prevenir futuros brotes, necesitamos ser mucho más conscientes de la protección de nuestro entorno natural”.

     

    fuente: https://www.starnieuws.com/index.php/welcome/index/nieuwsitem/59509

    spot_img
    spot_img

    Latest Posts

    spot_img
    spot_img
    spot_img

    Latest Posts

    El temor a la aparición de enfermedades entre animales y humanos

    Imagen: REUTERS

    Las zoonosis -infecciones transmitidas de animales a humanos- están aumentando, y seguirán haciéndolo a menos que se tomen medidas para proteger la vida silvestre y el medio ambiente. Los expertos de las Naciones Unidas (ONU) han advertido contra esto.

    Atribuyen a la aparición de enfermedades como el Covid-19, a la gran demanda de proteínas animales, a las prácticas agrícolas insostenibles y al cambio climático. Afirman que las zoonosis desatendidas matan dos millones de personas al año. El Covid-19 le costará a la economía mundial 9 billones de dólares en dos años.

    El Ébola, el virus del Nilo Occidental y el SARS son también enfermedades zoonóticas: empezaron con los animales y dieron el salto a los humanos.

    Informe de la ONU

    Pero ese salto no es automático. Está impulsado por la degradación de nuestro entorno natural, por ejemplo, la degradación de la tierra, la explotación de la vida silvestre, la extracción de recursos y el cambio climático; según el informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y el Instituto Internacional de Investigaciones Pecuarias. Esto está cambiando la forma en que los animales y las personas interactúan entre sí.

    “En el último siglo, hemos visto al menos seis grandes brotes de nuevos coronavirus”, señala Inger Andersen, Secretaria General Adjunta y Directora Ejecutiva del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente. “En las dos últimas décadas y antes del Covid-19, las enfermedades zoonóticas causaron daños económicos de 100.000 millones de dólares”.

    Declaró que “cada año dos millones de personas de países de ingresos bajos y medios, mueren a causa de enfermedades zoonóticas endémicas desatendidas, como el ántrax, la tuberculosis bovina y la rabia”.

    “A menudo se trata de comunidades con complejos problemas de desarrollo, alta dependencia del ganado y proximidad a la vida silvestre”. Por ejemplo, la producción de carne ha aumentado un 260% en los últimos 50 años, expresó Andersen. “Hemos intensificado la agricultura, ampliado la infraestructura y desviado los recursos a expensas de nuestro entorno natural”, explicó.

    “Las presas, la irrigación y las granjas industriales están relacionadas con el 25% de las enfermedades infecciosas humanas. Los viajes, el transporte y las cadenas de suministro de alimentos han borrado las fronteras y las distancias. El cambio climático ha contribuido a la propagación de patógenos”.

    El informe proporciona a los gobiernos estrategias para prevenir futuros brotes, como la promoción al ordenamiento sostenible de la tierra, la mejora de la biodiversidad y la inversión en investigación científica. “La ciencia es clara en cuanto, a que si continuamos explotando la naturaleza y destruyendo nuestros ecosistemas, podemos esperar que un flujo constante de estas enfermedades salte de los animales a los humanos en los próximos años”, afirmó Andersen. “Para prevenir futuros brotes, necesitamos ser mucho más conscientes de la protección de nuestro entorno natural”.

     

    fuente: https://www.starnieuws.com/index.php/welcome/index/nieuwsitem/59509

    spot_img

    Latest Posts

    spot_img

    Latest Posts

    El temor a la aparición de enfermedades entre animales y humanos

    Imagen: REUTERS

    Las zoonosis -infecciones transmitidas de animales a humanos- están aumentando, y seguirán haciéndolo a menos que se tomen medidas para proteger la vida silvestre y el medio ambiente. Los expertos de las Naciones Unidas (ONU) han advertido contra esto.

    Atribuyen a la aparición de enfermedades como el Covid-19, a la gran demanda de proteínas animales, a las prácticas agrícolas insostenibles y al cambio climático. Afirman que las zoonosis desatendidas matan dos millones de personas al año. El Covid-19 le costará a la economía mundial 9 billones de dólares en dos años.

    El Ébola, el virus del Nilo Occidental y el SARS son también enfermedades zoonóticas: empezaron con los animales y dieron el salto a los humanos.

    Informe de la ONU

    Pero ese salto no es automático. Está impulsado por la degradación de nuestro entorno natural, por ejemplo, la degradación de la tierra, la explotación de la vida silvestre, la extracción de recursos y el cambio climático; según el informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y el Instituto Internacional de Investigaciones Pecuarias. Esto está cambiando la forma en que los animales y las personas interactúan entre sí.

    “En el último siglo, hemos visto al menos seis grandes brotes de nuevos coronavirus”, señala Inger Andersen, Secretaria General Adjunta y Directora Ejecutiva del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente. “En las dos últimas décadas y antes del Covid-19, las enfermedades zoonóticas causaron daños económicos de 100.000 millones de dólares”.

    Declaró que “cada año dos millones de personas de países de ingresos bajos y medios, mueren a causa de enfermedades zoonóticas endémicas desatendidas, como el ántrax, la tuberculosis bovina y la rabia”.

    “A menudo se trata de comunidades con complejos problemas de desarrollo, alta dependencia del ganado y proximidad a la vida silvestre”. Por ejemplo, la producción de carne ha aumentado un 260% en los últimos 50 años, expresó Andersen. “Hemos intensificado la agricultura, ampliado la infraestructura y desviado los recursos a expensas de nuestro entorno natural”, explicó.

    “Las presas, la irrigación y las granjas industriales están relacionadas con el 25% de las enfermedades infecciosas humanas. Los viajes, el transporte y las cadenas de suministro de alimentos han borrado las fronteras y las distancias. El cambio climático ha contribuido a la propagación de patógenos”.

    El informe proporciona a los gobiernos estrategias para prevenir futuros brotes, como la promoción al ordenamiento sostenible de la tierra, la mejora de la biodiversidad y la inversión en investigación científica. “La ciencia es clara en cuanto, a que si continuamos explotando la naturaleza y destruyendo nuestros ecosistemas, podemos esperar que un flujo constante de estas enfermedades salte de los animales a los humanos en los próximos años”, afirmó Andersen. “Para prevenir futuros brotes, necesitamos ser mucho más conscientes de la protección de nuestro entorno natural”.

     

    fuente: https://www.starnieuws.com/index.php/welcome/index/nieuwsitem/59509

    spot_img
    spot_img

    Latest Posts

    spot_img